CONFESIÓN REAL

Almodóvar y Banderas, el testimonio reflexivo de "Dolor y gloria"

Pedro Almodóvar presenta la cinta autobiográfica
Pedro Almodóvar presenta la cinta autobiográfica "Dolor y gloria". (Foto: Instagram Banderas)
La película reúne a base de flashbacks los momentos más importantes de la existencia del director, con la presencia de Penélope Cruz como madre de sus años de infancia, juventud, y Julieta Serrano al final, hasta los días de su muerte.
Dolor y gloria es el título de la nueva película de Almodóvar con Penélope Cruz y Antonio Banderas, que se estrenará la semana que viene. Este martes se presentó esa esperada cinta por parte del realizador manchego junto con algunos de sus protagonistas. El estreno es el próximo 22 de marzo.



Se trata de una historia de reencuentros, de los primeros amores, de los segundos, del papel de la madre. Una cinta que habla de la creación artística, y de lo difícil que es separarla de la propia vida. Díficil no ver tintes autobiográficos en esta película en la que el director ejerciendo de manchego, cuenta de nuevo con su alter ego, Antonio Banderas, en el papel del director de cine Salvador Mallo.

Almodóvar, considera Banderas, "ha tratado de comunicar cosas muy complicadas a través del cine, que es la única manera que utiliza Pedro para tratar con el mundo y consigo mismo. Él dice que es su película más autobiográfica, pero todas lo son o tienen algo de eso. Ésta -afirma el actor- es aún más íntima".

Dolor y gloria, según Almodóvar, es su película más sincera y personal. De hecho, es casi su vida, contada desde un momento en que el director de cine al que interpreta Antonio Banderas, se encuentra en crisis personal, física, emotiva y de recuerdos.

"Empecé el guion pensando en mi mismo, pero de inmediato la regla de la ficción me llevó por otro camino que no es exactamente el de la realidad, lo cual no quiere decir que sean mentiras, pero no es literal: no soy lo que hace Antonio. Que hay muchas cosas de mi vida, sí, e íntimamente la película me representa, pero no he recorrido en la misma dirección los caminos por los que pasa Antonio", indicó.

Dolor y gloria , que se estrenará el próximo día 22, constituye en suma una gran catarsis personal del director más global del cine español. También es una de sus mejores películas; la más comprometida para él en todos los sentidos, y un reencuentro afortunado con los grandes actores que Banderas, Serrano y Penélope Cruz –madre joven cuando Salvador es un crío– vuelven a demostrar que son.

 A ellos se unen el también reconocido Leonardo Sbaraglia, y un actor en ascenso que tal vez se consagre definitivamente como uno de los grandes: el bilbaíno Asier Etxeandia, a quien toca interpretar, entre otras cosas, un arriesgado monólogo teatral en su papel de viejo amigo y actor de cabecera del protagonista.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS