¿UNA CASUALIDAD?

Un antiguo amor de Felicia y su consentida hija, nuevos en Acacias 38

Don Marcos y su hija Anabel, dos nuevos fichajes. (Foto: RTVE)
Don Marcos y su hija Anabel, dos nuevos fichajes. (Foto: RTVE)
Don Marcos (Marcial Álvarez), un amor de juventud de Felicia, llega al barrio por sorpresa para establecerse en él junto a su hija Anabel (Olga Haenke).
La serie vespertina de La 1 vive esta semana un ambiente de euforia. Los vecinos de Acacias 38 se muestran muy felices ante el inminente doble enlace de los hijos de Felicia y todos se preparan para el gran festejo.
 
La matriarca de los Pasamar es tan feliz que lo que menos se espera es que su pasado venga a visitarla en forma de cliente. Un caballero maduro y elegante llega al Nuevo Siglo XX justo cuando ella y su hijo cierran para irse al teatro.

Felicia se queda paralizada al reconocer al caballero de golpe: es Marcos Bacigalupe (Marcial Álvarez). El hombre se queda de una pieza también al verla y no da crédito. Hacía más de 30 años que no se veían.
 
Ambos son originarios del mismo pueblo cántabro y amigos de la niñez y juventud. Don Marcos explica que él tuvo que emigrar a las Américas por necesidad económica. Le pregunta a Felicia por su difunto marido y conoce a Camino. Él también tiene una hija de la misma edad que la suya, Anabel (Olga Haenke), que pronto vendrá a España con él.
 
Don Marcos piensa quedarse en la ciudad por motivos que no quedan del todo claros, pero busca con urgencia un lugar. Y Acacias, a primera vista, le parece un barrio excelente para establecer su domicilio junto a su hija. ¿Se debe realmente su encuentro con Felicia a una casualidad?
 
Marcos Bacigalupe (Marcial Álvarez) 

Es un viudo elegante de mediana edad, inteligente y tenaz. Llega a Acacias después de muchos años viviendo en México, donde ganó mucho dinero y eso le permite comprar una casa en el barrio.
 
Anabel Bacigalupe (Olga Haenke)
 
Es la hija de Don Marcos y se incorpora el 27 de marzo.  De gran belleza y carácter indómito es una joven consentida, acostumbrada a hacer y deshacer a su antojo. El barrio de Acacias le queda pequeño, pero pronto hará buenas migas con Camino, que se convertirá en su mejor amiga. Sin embargo, su pasado le persigue…

Comparte esta noticia

COMENTARIOS