SINGULARIDAD TECNOLÓGICA

Antonio Banderas triunfa en el Festival de San Sebastián como actor de ciencia ficción

La Sección Oficial acogió la presentación de Autómata, con Antonio Banderas como productor y protagonista, que comparte cartel con Melanie Griffith y con Gabe Ibáñez en la dirección.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Gorra, gafas de sol negras, camisa remangada, vaqueros blancos...y una gran sonrisa en la cara; así es como apareció Antonio Banderas en el Festival de San Sebastián. Una imagen totalmente diferente a la que luce su último personaje, el triste Jacq Vaucan, protagonista de Autómata.

“Me apetece trabajar más en España. Y me apetece más desde la producción o la dirección que desde la actuación, pero no voy a cerrar ninguna puerta; en cualquier caso, probablemente viva en EE.UU. y tenga ahí mi centro, pero voy a mantener una línea de trabajo más constante con mi país”, comentó a los medios.

El actor y productor de la película de Gabe Ibáñez, presenta una historia de ciencia ficción que apuesta por el concepto de la singularidad tecnológica, es decir, el momento en el que las máquinas serán más inteligentes que los hombres. La cinta compite por la Concha de Oro en la Sección Oficial del festival donostiarra.

Autómata fue recibirá por el público con aplausos de reconocimiento, casi los mismos que le dedicaron los medios al actor, agradecidos por su extrema colaboración. "Me acuerdo que viene en el setenta y tantos al festival, era bastante joven y aquel año hacían la promoción de Star War paseando a C3PO por la ciudad, aquello me pareció increíble, no lo he olvidado", explicó.

El film que se sitúa en un futuro en el que lo queda de humanidad vive dentro en un mundo sin océanos y se apoya en robots domésticos, "visita la pérdida de valores, (y muestra) cómo un hombre mata a otro como si fuera un perro. Los robots son los buenos de la historia", comentó Banderas.

Cinco millones de euros logrados, en gran parte, a los contactos personales del actor y a los favores prestados por sus amigos, hicieron el trabajo realizado. Desde la colaboración en la producción de la estadounidense Millenium, a la voz de Javier Bardem para el primer autómata que se da cuenta de que ya no tiene nada más que aprender de los humanos, y a su exesposa, Melanie Griffith.

La cinta de ciencia ficción "lejos de ser un cine palomitero para chavales era el género que daba lugar a tratar temas filosóficos sobre el ser humano. Nos interesaba ese cine, no grandes películas a nivel de presupuesto, pero que lo trataban con seriedad y usando códigos del western o del género negro".

"Para mí era muy importante que (el afán por volver la película más asequible, o comercial) no nos interrumpiera el proceso creativo que él tenía en la cabeza", que no tuvo problemas en defender "que Gabe hiciera la película que él quería y como quería hacerla".

Banderas, que no ha cobrado por su trabajo, explicó que el momento clave de la cinta es cuando Vaucan mata a un hombre defendiendo a una máquina. "Ahí su cabeza empieza a jugar a que aquello que es antropomórfico empieza a tener vida, rompe todas las normas y eso le provoca una tormenta que le destroza cuando se da cuenta de en qué se está convirtiendo".

Comparte esta noticia

COMENTARIOS