EL PRIMER BESO

La caída de Maradona y la enigmática belleza de Céline Sciamma

"Portrait de la jeune fille en feu" cuenta la imposible historia de amor entre dos mujeres en la Bretaña del siglo XVIII; mientras el británico Asif Kapadia presentó a Diego Armando en el Festival de Cine de Cannes.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
El personaje de Maradona es el gran enemigo de Diego Armando. Este es el mensaje que envía el largometraje documental que el británico Asif Kapadia presentó en el Festival de Cine de Cannes.

“Llegué a Nápoles después de una mala temporada en Barcelona. Allí me quedé sin plata. Primero estuve sin jugar por la enfermedad (una hepatitis) y después por una fractura de tobillo”, afirmó en su primera declaración y añadió que "cuando jugué en el Barça no ganamos prácticamente nada, apenas una Copa del Rey”.



El documental de Kapadia, ganador del Oscar de la especialidad por su biografía de Amy Winehouse, Amy , en el 2015, narra el fulgurante ascenso y explica la triste caída de quien pasó de Dios del fútbol con su asombroso juego en los años dorados de Nápoles a Lucifer para toda Italia cuando dio la victoria a la selección argentina en la semifinal del Mundial italiano de 1990, celebrada precisamente en Nápoles.

También hubo espacio para la belleza de la francesa Céline Sciamma. Con su nuevo proyecto presenta una imposible historia de amor entre dos mujeres en la Bretaña del siglo XVIII. Su trama conquistó Cannes donde compite por una Palma de Oro que empieza a tener muchos candidatos.

Noemie Merlant y Adèle Haenel son las protagonistas de  Portrait de la jeune fille en feu, una película que se sitúa en una época llena de convenciones y reglas que atan a sus personajes a un comportamiento tradicional. Y en la que solo aparecen hombres en sus cinco primeros minutos de metraje. 

 "Las películas de amor que solemos ver en las que los protagonistas se enamoran al instante están bien, pero yo quería mostrar un proceso gradual, paso a paso" y en el que entra en juego también la atracción intelectual, explicó Sciamma en rueda de prensa.

 En ese contexto se enmarca una de las escenas más destacadas de la película, la del primer beso entre las dos mujeres, una secuencia sobre la que Sciamma reflexionó durante seis meses.

 "El cine te permite crear oportunidades de nuevas imágenes y escenas (...) quería renovar la coreografía de un beso, crear nuevos recuerdos", recordó la realizadora, que finalmente llegó a la idea de desvelar una boca como se desvela una mirada, con una tela de por medio y "crear el sentimiento para los espectadores de que también para ellos es el primer beso".

Comparte esta noticia

COMENTARIOS