EL MENSAJE DEL REY

La Constitución, llamada a los valores de la reconciliación

El Rey durante su discurso en el Congreso con motivo del 40 aniversario de la Constitutción. (Foto: @CasaReal)
El Rey durante su discurso en el Congreso con motivo del 40 aniversario de la Constitutción. (Foto: @CasaReal)
El Rey Felipe VI llamó al protagonismo de los valores de "reconciliación" e "integración" que prevalecieron en el pacto de 1978. Quiso que su padre recibiera el justo homenaje de arquitecto de consensos.

#40añosdeConstitución, un 6 de diciembre de 2018 lleno de profundos significados.

El Rey Felipe VI reivindicó en la celebración del 40 aniversario de la Constitución en el Congreso de los Diputados la vigencia del marco jurídico aprobado en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Ante sus padres, Juan Carlos I y Sofía, y los hacedores de la Constitución Miguel Herrero y Rodríguez de MiñónMiquel Roca y José Pedro Pérez-Llorca, ensalzó los logros. Los principios que para la democracia estableció la Constitución en la soberanía nacional, unidad de España, monarquía parlamentaria, separación de poderes y reconocimiento de derechos y libertades.

Felipe VI afirmó que la Constitución de 1978 es “un mandato permanente de concordia entre los españoles; la voluntad de entendimiento, a través de la palabra, la razón y el derecho; la vocación de integración, respetando nuestras diferencias y nuestra diversidad; y el ánimo, solidario y generoso, que edifica y cohesiona la fibra moral de nuestra sociedad”.

Reafirmó la vigencia del texto constitucional después de cuatro décadas pero a la vez dijo que “para avanzar, para progresar con seguridad y confianza –para evolucionar–, hemos de sumar ese inmenso patrimonio de libertades, derechos y bienestar que hemos conseguido a la voluntad de ir adaptando y amoldando nuestra manera de hacer y de vivir a la realidad de cada momento”.

En pleno debate político sobre la necesidad y la conveniencia de reformar la Constitución para actualizarla, Felipe VI sugirió que debería hacerse “con espíritu crítico pero siempre constructivo” porque “solo así podremos abrirnos al futuro con garantías y solidez, con ilusión y con esperanza”.

“Tenemos el deber de pensar en el futuro; de seguir construyendo, desde nuestras respectivas responsabilidades, una España en vanguardia, moderna y renovada; una España abierta a los cambios que nuestra sociedad y, especialmente, las jóvenes generaciones merecen”, dijo.

El Rey insistió en que "la Constitución es el gran pacto nacional de convivencia de los españoles" y se refirió a la voluntad de los españoles "por el entendimiento", así como "al espíritu integrador". "Una España que es de todos, construida por todos y compartida por todos", dijo Felipe VI. Recordó además que en la monarquía parlamentaria el Rey "es símbolo de la unidad del Estado", homenajeando a sus padres, Juan Carlos I y Sofía, provocando el aplauso de gran parte de la Cámara, a excepción de Podemos.

El Rey apeló en su discurso al diálogo para "resolver los desencuentros" y dijo que  "la Constitución es el alma viva de nuestra democracia. Una democracia que no tiene vuelta atrás en el sentir y las conciencias de los españoles".



"La España de hoy es muy diferente a la de entonces", advirtió Felipe VI. "España se ha modernizado" logrando posiciones de liderazgo en muchos ámbitos", afirmó.

"Celebraciones como las de hoy nos permiten no solo recordar, sino también reivindicar la plena vigencia en nuestos días como pilares y fuentes de inspiración en nuestra convivencia. La Constitución es un mandato permanente de concordia entre los españoles", dijo el Rey.

Felipe VI concluyó su discurso dando las gracias en español, en catalán, en euskera y en gallego. Prácticamente la totalidad del Congreso le rindió una larga ovación y le despidió con gritos de “¡Viva el Rey!”.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS