LINDA PRESSLY

Corinna actúa con máxima venganza y rencor contra el Rey y Juan Carlos I

Las declaraciones exclusivas de Corina a Linda Pressly. (Captura: UN/BBC)
Las declaraciones exclusivas de Corina a Linda Pressly. (Captura: UN/BBC)
"The king, his lover - and the elephant in the palace", las declaraciones en exclusiva de Corinna a Linda Pressly para la BBC mostrando su poder mediático y sus armas afiladas contra el Rey y Juan Carlos I.
Llegaron a la BBC unas declaraciones explosivas de Corinna que buscan humillar al Rey Felipe VI y su madre, la reina emérita, Doña Sofía. Corinna actúa con despecho, y mezcla de rencor y venganza contra Juan Carlos I con revelaciones íntimas y dolorosas. Y ataca de lleno e implica a los servicios secretos españoles. Es la bomba Corinna que busca el máximo efecto destructivo y emocional en el Palacio de La Zarzuela.

La bomba Corinna

Corinna ha mostrado todo su poder mediático, la capacidad de su agencia de relaciones públicas y marketing, su equipo de abogados y  asesores, y sus constructores de imagen para difundir su mayor ataque a través de la BBC"The king, his lover - and the elephant in the palace", las declaraciones en exclusiva de Corinna a Linda Pressly para la BBC.

En esta amplia entrevista, Corinna zu Sayn-Wittgenstein aseguró que los 76 millones de dólares (67,1 millones de euros) que recibió de Juan Carlos I fue un regalo en reconocimiento por "cuánto signifiqué para él". Insisió también en que fue acosada por el servicio secreto de España (CNI).

Sayn-Wittgenstein, conocida como Corinna Larsen, aportó detalles sobre la cacería de elefantes en África en la que participó con Juan Carlos I. En el relato de la BBC 
La BBC se dice que se había encariñado con los hijos de Larsen durante su relación con ella entre 2004 y 2009.

Años después (en 2012), Corinna viajó a Botsuana con Juan Carlos I para participar en una cacería de elefantes. "No tenía ganas de ir en ese viaje. Sentía que el Rey Juan Carlos I intentaba que volviera con él y yo no quería dar una impresión errónea. Casi tuve premoniciones sobre este viaje", reveló Corinna. Pero el 13 de abril de 2012, el Rey se cayó en su tienda de campaña y se rompió una cadera, lo que motivó que los medios españoles sacasen a la luz el viaje.

Según Corinna, después de la partida de caza, el Rey le transfirió a ella 76 millones de dólares, una parte supuestamente de un pago que el difunto monarca de Arabia Saudí había enviado a una cuenta bancaria en Suiza vinculada con una fundación con ventajas fiscales con sede en Panamá, y cuyo beneficiario era Juan Carlos I.

"Estaba muy sorprendida porque obviamente es un regalo enormemente generoso", apuntó Corinna Larsen. "Diré, sin embargo, que habíamos tenido conversaciones en 2011 sobre su deseo de gestionar su testamento en vida. Empezó a hablar sobre su muerte y lo que quería dejar en su testamento", reveló.

"También mencionó que quería ocuparse de mí, pero no discutimos cantidades. Le preocupaba que su familia no respetara su voluntad", explicó Larsen, y agregó que recibió el dinero después de que su apartamento en Mónaco fuera registrado.

La BBC señaló que en una declaración al fiscal suizo, Corinna dijo que cree que el Rey le dio el dinero por amor. "Creo que fue un reconocimiento por cuánto signifiqué para él, por cuánto significó (el hijo) para él. Era gratitud por haberle cuidado durante sus peores momento", afirmó.

Insistió en que el Rey no intentaba esconder o lavar el dinero al dárselo a ella, incluso a pesar de que en 2014 el rey emérito le había pedido que le devolviera el dinero.

En su extensa entrevista, Corinna Larsen se refirió, además, a la fiesta en la que se conocieron, en febrero de 2004, y a partir de entonces la relación avanzó lentamente.

"Estuvimos hablando por teléfono durante unos meses. La primera cita fue a principios de verano. Siempre nos reíamos mucho. Conectamos de inmediato en muchas cosas y teníamos muchos intereses en común: la política, la historia, la buena comida, los vinos. Yo vivía en Londres, acababa de emprender mi propio negocio de consultoría", explicó Larsen.

"Y era madre soltera de dos niños. Así que nos encontrábamos en Madrid en una casita de campo dentro de la finca (del Pardo) y viajábamos juntos. El primer año fue más difícil porque yo estaba muy ocupada y él tenía una agenda completa, pero me llamaba hasta diez veces al día. Quiero decir, inmediatamente se convirtió en una relación muy fuerte, profunda y significativa", admitió.

Larsen puntualizó que le preguntó al Rey Juan Carlos I cómo encajaría esta amistad con su esposa, la Reina Sofía.

"Dijo que habían llegado a un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes. Y el Rey acababa de salir de una relación de casi 20 años con otra mujer que también ocupó un lugar muy importante en su corazón".

En el año 2009, el padre de Larsen recibió una visita del Rey para decirle que estaba muy enamorado de ella y que tenía intención de casarse con la experta en consultoría, aunque esto requería tiempo, según relató. "Quería que mi padre supiera que iba en serio conmigo", dijo.

Aunque la relación terminó, confesó , ellos siguieron siendo amigos, en parte porque -afirmó- el rey tenía una buena relación con los hijos de ella. Años después se produjo el viaje a África y la historia del safari, muy controvertida y que llevó al entonces Rey a pedir perdón a los españoles y asegurar que no volvería a ocurr
ir.
"Desde el momento en que regresé de ese viaje quedé bajo una vigilancia total", contó Larsen. "Fue el principio de una campaña para pintarme como una Wallis Simpson, una Lady Macbeth, una suerte de personaje maligno que llevó a este maravilloso hombre por el mal camino en este viaje durante una gran crisis económica", añadió.

Después del viaje africano, Larsen alegó que empezó a recibir "una atención no deseada" del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), y que el primer objetivo fue su apartamento en Mónaco. En 2012, según contó Larsen, recibió una visita en Londres del entonces jefe de inteligencia española, Félix Roldán.

"Dijo que lo enviaba el Rey. La primera advertencia era que no hablara con la prensa. Dijo que si no seguía las instrucciones, no podía garantizar mi seguridad física ni la de mis hijos", añadió.

"Lo que me parece extraordinario es que estén convirtiendo 40 años de modus operandi de una empresa familiar en un foco sobre una persona. Y esa persona soy yo... porque habrá cientos de cuentas en otras jurisdicciones", ha subrayado Larsen en dicha entrevista. 

La grabación a Juan Villalonga

Comparte esta noticia

COMENTARIOS