FILOSOFÍA DE MARCA

La gastronomía détox en el nuevo capítulo de La jefa infiltrada

Sandra López quiere demostrar que la comida rápida puede ser saludable. (Foto: La Sexta)
Sandra López quiere demostrar que la comida rápida puede ser saludable. (Foto: La Sexta)
Sandra López de Erentxun, directora de Juicy Avenue, dejará el despacho para ponerse a hacer zumos, atender a sus clientes y llevar su comida rápida saludable a las casas de sus clientes.
Este jueves, La Sexta emite, a partir de las 22.30 horas, una nueva edición de El Jefe infiltrado. Esta semana, Sandra López de Erentxun, directora de Juicy Avenue, empresa líder en el sector de la gastronomía détox, se infiltrará entre sus trabajadores para comprobar si ponen en práctica los valores que sostiene la compañía.

En España tenemos pasión por la gastronomía, pero no todo puede ser cocido, cordero y calorías a tutiplén. Los hábitos cambian y se imponen nuevas tendencias. Juicy Avenue, franquicia especializada en zumos naturales y en comida rápida saludable, responde perfectamente a esta demanda con un producto innovador y de alta calidad y frescura.

Con 150 trabajadores y cinco millones de euros de facturación anual, Juicy Avenue ha revolucionado el concepto del fast food para conventirlo en fast good abriendo tiendas por toda España y hasta en los Emiratos Árabes.

Sandra siempre ha sido jefa desde que empezó Juicy Avenue ya que la empresa la creó ella junto a su marido y socio, Alberto. Siempre está intentando mejorar y se quiere infiltrar para ver si su filosofía de marca se está cumpliendo en todos los locales y seguir haciendo las cosas mejor si cabe aún.

Sandra se infiltrará como Ainara Azcona, una chica navarra aficionada a la comida basura que participa en el falso concurso televisivo “Cambio de Txip” para cambiar sus malos hábitos alimenticios y su estilo de vida. Para iniciar su cambio de vida compite para ganar una franquicia de Juicy Avenue.
 
En la infiltración se encontrará con una dependienta agobiada que se ha visto superada por la presión de hacer su trabajo y formar a la jefa al mismo tiempo. La jefa conmoverá por la historia de vida de su empleada, pero le preocupa que bajo presión no sea capaz de dar un buen servicio al cliente. También conocerá de primera mano otro de sus servicios junto a la jefa de repartidores, una trabajadora lenta y furiosa que parece un volcán en permanente erupción.

Se topará con una encargada recientemente ascendida que reinventa las recetas y se salta las normas. La jefa infiltrada tendrá que hacer un gran esfuerzo para no intervenir en ciertas situaciones que podrían poner en peligro su coartada.

Por último, también se infiltrará en el almacén de uno de sus principales proveedores de fruta y verdura, ya que en la calidad de sus productos no puede haber margen de error y quiere comprobar con sus propios ojos que les están sirviendo adecuadamente. Al finalizar la infiltración, la jefa infiltrada no sólo tendrá una mejor visión de su empresa, sino que habrá aprendido a empatizar con sus empleados sin prejuicios.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS