AMENAZA CONSTANTE

House of cards, notable desgaste en el final sin Frank Underwood

El final de House of Cards, sin Kevin Spacey pero con recuerdo a Frank Underwood. (Foto: Netflix)
El final de House of Cards, sin Kevin Spacey pero con recuerdo a Frank Underwood. (Foto: Netflix)
El despido de Kevin Spacey tras su escándalo sexual provocó la búsqueda de un final que colocó a Robin Wright en el centro de la trama aunque Francis siguió siendo el hilo conductor.


Llegó a su fin. El drama político House of cards ha tirado su último cartucho.  La ficción, basada en la miniserie homónima de la BBC, estrenó el pasado dos de noviembre sus últimos episodios, los correspondientes a una sexta temporada.

En la promoción de Netflix se puede ver a Robin Wright, rompiendo tabúes acerca de las mujeres. Se trata de todo un homenaje a los personajes femeninos y a ella misma, que ahora toma las riendas de la serie tras la desaparición del personaje de Kevin Spacey.

Cabe recordar que el actor tuvo que abandonar la ficción tras las acusaciones realizadas por el actor Anthony Rapp por un presunto acoso ocurrido en el año 1986 cuando él solo tenía 14 años.  

Pese al escándalo suscitado, los encargados de House of cards decidieron llevar a cabo una última temporada de ocho episodios que en España se puede ver a través de Netflix

De hecho, y según reveló la actriz Patricia Clarkson en una entrevista, fue la propia Wright y los showrunners de la ficción quienes pidieron encarecidamente a la productora y a Netflix llevar a cabo una tanda final que cerrase de forma digna la serie.  Ahora deberá valorarlo el público.

La transición del mandato de Francis al de Claire no ha sido tan traumática, porque ya se nos había prevenido en la quinta temporada. Por eso, al ver los tres primeros episodios de la entrega final, el anunciado fallecimiento del personaje de Spacey se asume de manera orgánica.

La precipitada muerte de Frank Underwood debería dejar que recaiga en su mujer, Claire Underwood (Robin Wright), todo el protagonismo se la serie, pero no es así. La critica general sentencia que la figura de Frank Underwood no termine de desaparecer del argumento, ya que parte de la trama principal se centra en su muerte. 

Las incorporaciones no cubren la inmensa vacante dejada por Frank, cuyo recuerdo se trata de desmitificar al mismo tiempo que se utiliza como hilo conductor.

Esos nuevos personajes son los Sheperd. Una adinerada e influyente familia que tratará de poner contra las cuerdas a Claire durante su mandato presidencial. Así, los hermanos Annette (Diane Lane) y Bill (Greg Kinnear) llevan contra las cuerdas a la presidenta a la que obligan  a cumplir con las promesas de su fallecido marido.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS