HECHOS REALES

Identidad robada, una historia que pide a gritos ser contada

Joel Edgerton es un actor que ha destacado en películas como La Noche más Oscura y El Gran Gatsby. Russell Crowe y Nicole Kidman defienden, con creces, sus extraordinarios papeles.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Joel Edgerton firma su segunda película como director y tomando una historia real, se acerca al mundo de la homosexualidad. Centra su atención en las terapias o pseudoterapias vigentes en la actualidad de numerosos estados de Estados Unidos, cuyo único fin es curar a aquellos que sienten atracción física por los de su mismo sexo.



Refleja una religiosidad estricta y rancia, predominante en eso que se ha dado en llamar la América profunda, dónde gays y lesbianas son tratados como enfermos; pecadores que alejándose de las enseñanzas del Señor, han de ser guiados de nuevo por el buen camino.

Internados en un centro difícil de calificar, un grupo de homosexuales van a padecer los grotescos tratamientos del director del mismo, interpretado por el propio Joel Edegerton. No faltaran humillaciones de todo tipo y condición, abonados por un sectarismo que provocará la reacción del protagonista (Lucas Hedges), que se niega a ser conducido como un borrego hacia la anulación completa de su personalidad. 

Así, cansado de comportarse como un hijo modelo para sus padres y viviendo una vida que no le satisface, el joven Jared (Lucas Hedges), a punto de ingresar a la Universidad, decide confesarles su homosexualidad a sus padres, Nancy (Nicole Kidman), ama de casa y Marshall (Russell Crowe), un vendedor de autos que además es un pastor evangélico.

Jared acepta ingresar a Love Action, un programa de conversión que dirige Victor Skyes (Joel Edgerton), donde en un inicio Jared parece sentirse cómodo, pero de a poco empieza a darse cuenta de los peligrosos métodos que el programa sigue.

Edgerton narra de manera correcta y sensible los hechos de la historia, centrándose en la mayor parte en acompañar a Jared en su trayecto, donde las interpretaciones de su elenco aportan una de las virtudes del relato. Edgerton sigue mostrando su buena mano como narrador, ahora con una historia real.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS