SEGUNDA OPORTUNIDAD

Jefa por accidente, Jennifer López como Cenicienta en el mundo de la cosmética

Jefa por accidente llega con Jennifer Lopez como una mujer que lucha por sus sueños. (Foto: GEM Entertainment)
Jefa por accidente llega con Jennifer Lopez como una mujer que lucha por sus sueños. (Foto: GEM Entertainment)
Un cuento de hadas que se pone en marcha gracias a la labor de Vanessa Hudgens, Leah Remini y Freddie Stroma, y que narra con espíritu cómico las adversidades para escalar de puestos en el trabajo.
Las esperanzas y las posibilidades de enfrentar las adversidades y crecer en el intento es el tema principal de Jefa por accidente, la nueva película de Jennifer Lopez



J-Lo interpreta a Maya, una cuarentona que ha trabajado durante 15 años en un supermercado y que busca la oportunidad de convertirse en gerente de una tienda a la que ha dedicado su vida y sus estrategias.

Sin embargo, su jefe, el señor Weiskopf (Larry Miller), opta por contratar a alguien externo pero con título universitario (Arthur Coyle), con el que no cuenta Maya.

Frustrada, y sin muchas esperanzas de poder conseguir lo que busca, recibe una oportunidad en un puesto estratégico de una compañía de productos de belleza en parte porque su ahijado le ha hecho un currículum con datos no muy exactos pero muy a su favor.

Deberá desarrollar un nuevo producto, encabezando un equipo junior y basada en sus experiencias de lo que espera el consumidor, y competir contra la hija del dueño, Zoe (Vanessa Hudgens), quien no la recibe muy bien.

La película tiene un inicio prometedor, gracias en gran parte a Jennifer Lopez que se apodera de la pantalla gracias a su encanto natural, con un personaje llamativo, buenos y agradables personajes secundarios que la arropan y diálogos simples y efectivos que dan forma a una efectiva comedia.

Jefa por accidente llega a narrar el cuento de una Cenicienta contemporánea, es decir, una plebeya que llega a infiltrarse en la nobleza por casualidad o equivocación. Aquí, eso equivale a cambiar un trabajo de asistente en un supermercado por un alto cargo ejecutivo en una multinacional.

En este caso, el riesgo no es que el hechizo acabe, sino que en algún momento se descubra la falsedad del curriculum que la señala como egresada de Harvard, del perfil de LinkedIn donde figura su trabajo en Estée Lauder y de la cuenta de Facebook que la muestra escalando el Kilimanjaro en el mundo de la cosmética. 


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS