EN BLANCO Y NEGRO

José Luis Garci y Carlos Santos, los orígenes de El crack Cero

El Crack Cero, la excelente apuesta de José Luis Garci. (Foto: Nickel Odeon Dos)
El Crack Cero, la excelente apuesta de José Luis Garci. (Foto: Nickel Odeon Dos)
En la precuela de la mítica El Crack, Carlos Santos borda el papel cogiendo el testigo del gran Alfredo Landa. Miguel Ángel Muñoz y Luisa Gavasa brillan en un reparto de lujo.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
La nueva película de José Luis Garci, El crack Cero, precuela de la mítica El Crack (1981) está protagonizada por Carlos Santos en el papel del joven inspector Germán Areta, el personaje que marcará un hito en la carrera del genial Alfredo Landa.

La historia, que narra los inicios de aquella clásica agencia de investigación, permitirá asistir también al momento en que Areta ficha a El Moro, otrora interpretado por Miguel Rellán y al que en esta ocasión dará vida Miguel Ángel Muñoz, con una caracterización que llevará lejos de su imagen habitual.

El crack cero vuelve al Madrid más sórdido de los años 70, completamente irreconocible, en esta película en blanco y negro. El joven inspector Germán Areta  investiga el Caso Benavides: tras el suicidio del famoso sastre Narciso Benavides, la amante del sastre está convencida de que no ha sido un suicidio sino un asesinato, y seis meses después encarga a Areta la investigación.

En esta nueva entrega de la trilogía podremos ver a los personajes más jóvenes, el momento en el que Areta ficha a El Moro (Miguel Ángel Muñoz) y los inicios de la ya clásica agencia de investigación, en una nueva película dirigida y escrita por Garci y que cuenta con un reparto de lujo.

Así, el detective Germán Areta vuelve a la acción, en esta precuela de El Crack I y II, 26 años después. Podría ser considerada como la mejor película de José Luis Garci desde El Abuelo y You’re the One (Una historia de entonces).

El reparto de El crack Cero se completa con Luisa Gavasa, como la siempre eficaz MolyPedro Casablanc, en el papel del comisario de policía al que todos llaman El Abuelo (personaje encarnado en su día por el grandísimo José Bódalo), la joven María Cantuel, como la delicada novia de AretaPatricia Vico, en el papel de la doliente amante del sastre asesinado cuya muerte deberá resolver Areta.

La historia, escrita por el propio Garci junto a Javier Muñoz es fiel al estilo de los dos títulos anteriores. Consigue recrear una Gran Vía completamente diferente a la que se puede ver en la actualidad. Su puesta en escena es magnífica. El equipo humano, su ambientación y estética, sobresalientes.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS