PERSONAJE POCO ÉTICO

La demanda millonaria a "El lobo de Wall Street" por el papel de P.J. Byrne

En la película P.J. Byrne fue el actor encargado dar vida a su personaje en la cinta de DiCaprio donde se le cambió de nombre por Nicky Koskoff (alias el Mocoso).
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Pese a ser una de las película más taquilleras actualmente, El lobo de Wall Street se enfrenta a uno de sus peores momentos. Y es que uno de los componentes que dieron vida a la manda de brokers de la película no está muy de acuerdo con el papel que le tocó en la película de Martin Scorsese.

Es por ello que ha decidido interponer una demanda contra los productores de la cinta por difamación. En este sentido, el demandante en cuestión es Andrew Greene, uno de los primeros miembros de la conocida Stratton Oakmont, la empresa fundada por Jordan Belfort.

En la película P.J. Byrne fue el actor encargado dar vida a su personaje en la cinta protagonizada por Leonardo DiCaprio donde se le cambió de nombre por Nicky Koskoff, con el alias El Mocoso. El personaje fue caracterizado con gafas y peluquín, y se convirtió en uno de los personajes más cercanos de Leonardo DiCaprio.

Y es que el que fuera jefe de finanzas corporativas de Stratton Oakmont 1993-1996 era uno de los miembros de la manada que más se apuntaba a muchas juergas y orgías que ocuparon buena parte de las tres horas de metraje de El lobo de Wall Street. “La película contiene varias escenas en donde el personaje de Sr. Greene es retratado como un criminal, drogadicto, degenerado, depravado carente de toda moral o ética”, recuerda la demanda.

“En una escena, el personaje de Sr. Greene le afeita la cabeza a una mujer a la que el personaje de Jordan Belfort le ofreció diez mil dólares”, prosigue el escrito que crítica la forma de caracterizar al personaje dejando la reputación de Greene “seriamente dañada al asociar su imagen a la que ofrece la película”.

Y es que, hay que recordar, que su personaje también es uno de los que viaja hasta Europa con Belfort para reunirse con un banquero suizo (Jean Dujardin) y urdir una trama internacional de blanqueo de dinero, algo aún más negativo.

Mr. Greene estará permanentemente vinculados a los crímenes y al comportamiento repugnante retratados en la película, a pesar de nunca ha sido entrevistado, cuestionado, acusado, encarcelado o incluso detenido por la conducta ilícita y despreciable se muestra en la película”, explica. Por todo ello, en el escrito reclama a Paramount Pictures, Red Granite y otros productores una indemnización de 25 millones de dólares.


Comparte esta noticia

COMENTARIOS