SONORAS RISOTADAS

Ola de crímenes, dosis de humor negro con Maribel Verdú y Juana Acosta

Gracia Querejeta se pasa a la comedia negra con Ola de crímenes. (Foto: Telecinco Cinema)
Gracia Querejeta se pasa a la comedia negra con Ola de crímenes. (Foto: Telecinco Cinema)
Gracia Querejeta presenta una comedia inteligente que se inicia con el hijo (Asier Ricarte) de Leyre (Verdú) que asesina a su despótico y corrupto padre (Luis Tosar) y que continúa con los intentos de Leyre por dejar al margen a su hijo del crimen.


Tras Felices 140, comedia de las que mutan en drama, Gracia Querejeta vuelve a la comedia pura con Ola de Crímenes, la historia de Leyre, una ama de casa divorciada, que su exmarido Cosme tiene un comportamiento que roza la violencia de género. En uno de sus arrebatos donde decide echar de casa a su mujer e hijo, este acaba matándole. A partir de ese momento, ella decide hacer lo que sea para proteger a su hijo, Asier.

Lo que Leyre desconoce es que Cosme estaba inmerso en negocios turbios en compañía de Vanesa (Paula Echevarría, su nueva esposa, y Susana (Juana Acosta), una abogada sin escrúpulos. Los tres estaban inmersos en una trama de corrupción, y al desaparecer Cosme sin dejar rastro deciden avisar a la Ertzaintza para que den con él.

Querejeta también le da la vuelta al esquema "señor mayor del que se enamora una jovencita" y en la trama es al revés: un chico que es capaz de asumir un crimen por amor a la madre de su amigo.

La gran protagonista es Maribel Verdú.  Ahora, con Ola de crímenes se pone a las órdenes de Gracia Querejeta por cuarta ocasión –andan ya involucradas en una quinta– y, aunque como ama de casa y madre divorciada y homicida, a su pesar, no vaya a pasar a la posteridad, sí que se basta ella solita para sostener la película, provocar la sonrisa y seducir incluso, cual Mrs. Robinson, al amigo de su hijo en la ficción (interpretado por Miguel Bernardeau, hijo de Ana Duato). 

Se trata de una comedia negra en la que ningún hombre sale muy bien parado, y en la que todo se dirime entre ellas (Paula Echevarría y la colombiana Juana Acosta completan el cast femenino), aunque no coincidan prácticamente más que en un par de secuencias. 

Todos los actores están a la altura de su papel, hay química entre ellos, y se les ve entregados a la película, algo que el público agradece. Las actrices principales (Maribel Verdú, Paula Echevarría y Juana Acosta) están sublimes en todo momento. Una correctísima dirección y un guion más que aceptable. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS