GEOMETRÍA Y SONIDO

Oskar Fischinger, el padre de los videoclips y la música visual

 Oskar Fischinger, homenajeado en el doodle de Google. (Foto: Google)
Oskar Fischinger, homenajeado en el doodle de Google. (Foto: Google)
Se cumplen 117 años de su nacimiento en Gelhaunsen, Alemania, de donde tuvo que huir en 1936 perseguido por los nazis. Google quiso rendirle homenaje con un doodle interactivo y original.
“La música no se limita al mundo sonoro. También existe la música visual”. Con esta frase Oskar Fischinger se caracterizó por combinar la geometría y la música. Con motivo del 117.º aniversario de su nacimiento, el gigante Google realizó un doodle interactivo muy especial. 

El buscador por excelencia invita a sus usuarios a sentirse músicos por un día. Tras clickar en el hoy abstracto logo de Google, el navegador traslada a los usuarios a una nueva pantalla donde se pueden hacer composiciones musicales visuales.

A partir de aquí hay que crear diferentes figuras geométricas seleccionando las casillas en blanco como si fueran notas. La música sonará distinta cada vez que la secuencia se vaya cambiando.

Se adentró en el mundo de la pintura, el violín, la animación y en el cine supo crear obras tanto abstractas como revolucionarias para su época. Tanto impactaron sus creaciones que el dictador Adolf Hitler las tachó de “arte degenerado” y Fischinger tuvo que huir de esa Alemania nazi rumbo a Estados Unidos en 1936.

Se convirtió en uno de los primeros diseñadores gráficos de su tiempo y creó más de 50 cortos como animador, para después meterse de lleno en la pintura al óleo.

Dibujó obras que capturaban sobre todo el movimiento dramático y el sentimiento que quería para sus películas. Además, llegó a inventar el Lumigraph, una especie de instrumento que producía pantallas cromáticas con movimientos de las manos. 

Después de varios fracasos conoció el éxito gracias a la vertiente del diseño, donde manejaba la animación gráfica como pocos. Ahí sincronizaba figuras abstractas con la música. Su dedicación en cada pieza era absoluta y podía pasarse hasta unos años sumergido en un mismo proyecto. 

Oskar Fischinger, que falleció con 67 años, está considerado por muchos como el padre de los videoclips de música modernos. Hizo más de 50 cortos como animador, pero después el artista alemán se volcó por completo en la pintura al óleo. 


 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS