GENIO Y FIGURA

Oskar Schlemmer, el doodle de Google y la inspiración de David Bowie

Google rinde homenaje al artista Oskar Schlemmer criado en la escuela germana de arte Bauhaus.  (Foto: Google)
Google rinde homenaje al artista Oskar Schlemmer criado en la escuela germana de arte Bauhaus. (Foto: Google)
Schlemmer fue un visionario que desarrolló su creatividad tanto en la pintura como la escultura, el diseño o el baile, donde encontraría un modo de expresión que le permitió combinar su concepción del arte.


El Triadic Ballet fue una obra pionera que apareció en Stuggart, Alemania, en 1922 destacando por las criaturas mecánicas bulbosas con máscaras en un mágico y elegante baile teatral. El arte fue tan trascendental que inspiró a artistas como David Bowie, quien se rindió al genio de Oskar Schlemmer, a quien Google dedica el doodle de este martes.

"Con tres bailarines, 12 movimientos y 18 disfraces, el enfoque innovador de Schlemmer rompió con todas las convenciones para explorar la relación entre el cuerpo y el espacio en formas nuevas y emocionantes", justificó Google la obra del homenajeado.

Describió la actuación como "matemática metafísica artística" y una "fiesta en forma y color" donde los actores aparecieron disfrazados de figuras geométricas.

Oskar Schlemmer nació en 1888. Asistió como el menor de seis hermanos a la escuela de artes antes de viajar a Weimar, Alemania, y unirse a la Bauhaus vanguardista de Walter Gropius, donde se convirtió en director de investigación escénica y producción. Durante este camino también experimentó con la pintura y la escultura, pero fueron sus diseños de teatro creativo lo que lo hizo trascendente.

Fue precisamente como coreógrafo como encontraría su obra más reconocida: Triadisches Ballet, una creación en la que los actores mostraban sus cuerpos transformados en figuras geométricas en lo que el mismo Schlemmer terminaría por definir como "una fiesta de la forma y el color". Schlemmer estuvo perjudicado por una época convulsa políticamente dentro de la Alemania de entreguerras.

Pasó a formar parte del equipo de profesores de la Bauhaus con la llegada de la década de los veinte, donde enseñó pintura mural y escultura antes de pasarse al teatro. Con la llegada de Hannes Meyer a la escuela y su concepción comunista del arte, Schlemmer abandonaría para siempre la escuela de arte.

Como pintor, Schlemmer se interesó en el cubismo como forma de expresión de la silueta humana, centrando sus cuadros en las posibilidades de las figuras -generalmente femeninas- dentro de un espacio. Su pintura evolucionó precisamente hacia la problemática de la figura humana dentro del espacio en el que estaba rodeado. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS