NOCHE ESPECIAL

Premios Grammy Latinos se rinden ante Luis Fonsi y Residente

Despacito, el éxito firmado por Luis Fonsi y Daddy Yankee, hizo historia y compartió la noche con Alejandro Sanz que lanzó un mensaje en defensa de los jóvenes indocumentados en Estados Unidos.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo


Despacito
, el éxito firmado por Luis Fonsi y Daddy Yankee que hizo historia en la escena latina y en la música global, arrasó esta noche en los Grammy Latino al llevarse cuatro galardones y ser coronada como la mejor canción y la mejor grabación del año.

En la 18ª edición de los Grammy Latino, que se celebró este jueves en Las Vegas, Despacito hizo un póker al llevarse el premio a la mejor fusión/interpretación urbana, por el remix junto a Justin Bieber, así como el galardón al mejor vídeo musical versión corta por un clip que con más de 4.300 millones de visitas ostenta el récord absoluto de visionados en YouTube.

"¡Qué noche, qué noche! Gracias a la Academia. Que bendición, qué privilegio que nuestro trabajo sea hacer canciones y comunicarnos a través de la música", celebró Luis Fonsi.

Asimismo, toda una leyenda como el maestro de la salsa Rubén Blades dio la campanada al hacerse con el premio al álbum del año por su disco Salsa Big Band, su trabajo junto a Roberto Delgado y Orquesta.

"Estoy sumamente sorprendido y muy agradecido a las personas que hicieron esto posible", señaló el panameño, que también ganó el premio al mejor disco de salsa, antes de defender que el éxito no es sólo "materia de una sola persona".

El dominicano Vicente García consiguió tres Grammy Latino, incluyendo el premio al mejor artista nuevo. Residente, que se postulaba como el favorito con nueve nominaciones, se llevó finalmente sólo dos galardones: mejor álbum urbano (Residente) y mejor canción urbana (Somos anormales). 

México también estuvo presente gracias a Natalia Lafourcade, que junto a Los Macorinos y el mariachi Flor de Toloache bordó Mexicana hermosa y Tú sabes quererme. Pero no fue la única muestra de la riqueza musical de México, ya que por las tablas también desfilaron Lila Downs, Banda el Recodo y Alejandro Fernández. 

Rubén Blades empapó Las Vegas de colores y sabores de salsa antes de que Alejandro Sanz recibiera el premio Persona del Año de los Grammy Latino.  El español lanzó un mensaje en defensa de los jóvenes indocumentados en Estados Unidos conocido como dreamers, al mismo tiempo que Lin-Manuel Miranda, que ganó el premio Presidencia de la Academia Latina por sus aportes a la comunidad, quiso recordar a la Casa Blanca que los puertorriqueños también son "seres humanos". 

Juanes, que se llevó el Grammy Latino al mejor disco pop-rock por Mis planes son amarte, entonó junto a Alessia Cara ft. Logic la canción 1-800-273-8255 sobre la prevención de los suicidios. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS