ESPIRAL DE REFERENCIAS

Quentin Tarantino y el declive de Leonardo DiCaprio y Brad Pitt

Tarantino llegó al Festival de Cannes para presentar Érase una vez en Hollywood, una película en la que el director quiere rendir homenaje al cine y a la televisión.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
Tras los grandes momentos protagonizados por Pedro Almodóvar, Antonio Banderas y Penélope Cruz con Dolor y gloria,  le tocó el turno al equipo de Érase una vez… en Hollywood, dirigida por el célebre Quentin Tarantino.

La historia de Tarantino en Cannes no es reciente. Empezó hace 25 años cuando se le entregó la Palma de Oro entregada por Pulp Fiction. Al recibir la recompensa, entre aplausos y silbidos, el cineasta estadounidense le hizo un gesto obsceno con el dedo medio a una mujer que había gritado "¡Qué mierda! ¡No, pero qué mierda!".



Diez años más tarde, Tarantino regresó al Festival de Cannes para presentar Kill Bill vol.2 fuera de competición, igual que lo había hecho con su primer largometraje Reservoir Dogs en 1992.

Con Malditos Bastardos volvió a competir por la Palma de Oro en 2009, pero esta vez el premio se lo quitó Michael Haneke con ¡La cinta blanca!. Hizo sin embargo de las suyas en la alfombra roja, al bailar con la actriz francesa Mélanie Laurent. 

Ahora, llegó a la alfombra roja para presentar Érase una vez… en Hollywood? que sigue las aventuras de Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), estrella de wésterns de la televisión, de su doble en las escenas de acción (Brad Pitt) y de su vecina, la actriz Sharon Tate. Otros famosos, como Bruce Lee y Steve McQueen, aparecen en la cinta.

El motivo que da interés añadido a su historia -y que a la vez es parte del motivo de las gigantescas expectativas- es que se cruza de algún modo con la historia de Sharon Tate (Margot Robbie), que es también la de Charles Manson y la de Sharon Tate.

"En el filme, hay sus recuerdos de niño, que creció en Los Ángeles y que ya soñaba con Hollywood. Es realmente emocionante, porque hay mucho de su historia", añadió, comparándola en ese sentido con Roma de Alfonso Cuarón. Entre tantas expectativas, Tarantino, de 56 años, pidió a los espectadores que verán el filme en Cannes que no revelen su contenido.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS