INJUSTICIA SOCIAL

Ricardo Darín, el estafador estafado y La odisea de los Giles

La odisea de los Giles, una trama sobre la injusticia social con Ricardo Darín. (Foto: Mod Producciones)
La odisea de los Giles, una trama sobre la injusticia social con Ricardo Darín. (Foto: Mod Producciones)
Se trata de una adaptación de una novela de Eduardo Sacheri titulada "La Noche De La Usina" publicada en 2016, que gano un Premio Alfaguara de Novela.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
La gran apuesta comercial del año para el cine argentino es una  transposición de la novela de Eduardo Sacheri (también coautor del guion) rodada por el director de Un cuento chinoSebastián Borensztein, y con un elenco tan lleno de figuras de renombre. Llega así La odisea de los Giles



Se trata de una novela popular y prestigiosa como La noche de la usina (premio Alfaguara 2016) escrita por el mismo autor de El secreto de sus ojos (Eduardo Sacheri), un director con un par de éxitos a cuesta como Sebastián Borensztein.

La cinta se centra en aquellas personas que deciden depositar todos sus ahorros en un banco para crear una cooperativa agrícola que, según creen, cambiará su destino. Pero son los tiempos de El Corralito, y caen víctimas de una estafa, perdiendo todo su dinero. Liderados por Perlassi, leyenda futbolística local, estos ocho giles, perdedores natos, deciden que esta vez tomarán la justicia por su mano en una noche que será la más legendaria de sus vidas.

Frente a este solidario equipo de perdedores está el estafador desconfiado, un ganador solitario atemorizado por el temor creciente a perder lo único que le importa en la vida, el dinero que ha robado.

La película es la adaptación de una novela de Eduardo Sacheri (La noche en la usina), mucho mejor que la película, coproducción entre Argentina y España que protagonizan Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso y Rita Cortese.

También es importante reseñar que "giles" es término local que al comienzo de su metraje se explica y que viene a ser lo que en España acostumbramos a llamar “buena gente”, o sea, aquellas personas inocentes, sin malicia ni picardía, que confían casi ciegamente en el prójimo.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS