AMOR Y TRISTEZA

Rifkin´s Festival, la surrealista historia de Wallace Shawn y Elena Anaya

Rifkins Festival, la nueva película de Woody Allen. (Foto: Gravier Productions)
Rifkins Festival, la nueva película de Woody Allen. (Foto: Gravier Productions)
Woody Allen construye una divertida película con dosis de enredo romántico al tiempo que ejerce una ferviente crítica a la impostura que rodea al mundo del cine.
Rifkin’s Festival es el nuevo largometraje del director neoyorkino más ilustre, Woody Allen. Con un reparto muy variado, que apuesta por actores españoles como es el caso de Elena Anaya, y actores estadounidenses como Wallace Shawn o Gina Gerhson.



El director presenta una oda al cine que él siempre ha venerado a lo largo de su densa carrera; referenciando a dos directores en particular, que son Ingmar Bergman y Federico Fellini.  Una cinta donde el humor ácido al que acostumbra el director vuelve a estar presente. 

La nueva comedia del cineasta narra la historia de un matrimonio estadounidense formado por Wallace Shawn y Gina Gershon, que acude al certamen español de cine del que se quedan completamente prendados. Tal es la nube en la que se encuentran que ella tiene un affaire con un director de cine francés (Louis Garrel) y él acaba enamorándose de una doctora española de la ciudad, interpretada por Elena Anaya.

Este filme llega casi un año después del estreno de Día de lluvia en Nueva York con Timothée ChalametElle Fanning y Selena Gomez. Esta vez, el cineasta ha querido repetir rodaje en España para traer al espectador esta comedia romántica y algo "proturística".

Rifkin’s Festival tiene una historia de enredo, de amor, desamor, con el miedo a la muerte siempre latente. La historia podría ser la de Vicky Cristina Barcelona, la otra película que Allen rodó en España, o la de A Roma con amor, o la de Midnight in Paris, o la de Día de lluvia en Nueva York.

También hay que destacar el gran acierto con el reparto de esta película; especialmente con Elena Anaya y Wallace Shawn. La conexión en pantalla que llegan a tener estos dos personajes, es de lo mejor de la película y la que más sonrisas van a sacar a los espectadores. 

La fotografía es otro de los aspectos técnicos digno de destacar. La fotografía es digna del paisaje que pretende capturar con cada fotograma. Una San Sebastián que rezuma romanticismo y pasión por cada esquina de sus calles. En definitiva, una película para no olvidar. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS