OSCURA SUBCULTURA

Rings, el remake americano de Naomi Watts que hizo brillar a F. Javier Gutiérrez

La película protagonizada por Matilda Anna Ingrid Lutz, Alex Roe y Johnny Galecki llega a ser bastante diferente a The Ring (El círculo), el filme original japonés.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
En el 2002, el director Gore Verbinski consiguió que un remake hecho en Hollywood lograra tener una personalidad propia respecto a su original. En este caso una película japonesa de terror dirigida por Hideo Nakata.

A esa película siguió una secuela dirigida por el mismo Nakata. Ahora, después de 15 años, llega una nueva película que más que continuar con esa historia, su principal objetivo es reiniciar una nueva saga para el nuevo público millennial, actualizándola y modernizándola.

Esta nueva entrega tiene como protagonista a Julia (Matilda Anna Ingrid Lutz). De repente su novio, quien se ha ido a estudiar a la universidad, deja de responder a sus mensajes y llamadas. Viaja a buscarlo para enterarse que tanto él como algunos compañeros han visto un misterioso vídeo que los matará al pasar siete días.

Cuando el tiempo de su novio parece estar por cumplirse, la chica decide ver el video para ponerlo a salvo. La maldición la perseguirá ahora a ella. Ahora ambos saldrán a investigar lo que sucedió con Samara, la niña del video, para tratar de ponerle punto final a la tragedia que los persigue.

Con esas cartas sobre la mesa, The Ring (La señal) presenta una película no tanto de miedo, como de suspense. ¿Por qué mata la cinta? ¿Quiénes eran los Morgan y qué pintaba su hija Samara en todo el embrollo? ¿Y qué demonios significa exactamente el vídeo maldito? 

Esta nueva versión que dirige el español F. Javier Gutiérrez, intenta volver a darle un toque especial a la saga. Por lo que cuenta y la manera en que lo cuenta parece ser más un remake de la primera película que una continuación de la historia.

Así se preocupa más de que la historia sea viable y verosímil en los años digitalizados en los que vivimos, donde se muestra un excesivo intento por mostrar el número 7 en todo momento. Sin embargo, deja por momentos de lado algunas de las convenciones establecidas en la saga.


- Ver también, Ben Affleck arde con las críticas por ¿la dirección de Batman? ( )
   

Comparte esta noticia

COMENTARIOS