LA VICTORIA MÁS ABULTADA

Supervivientes: la noche en que la Guardia Civil, con Jorge, marcó un hito

Con su poblada barba, 17 kilos menos, pero siempre emotivo, Jorge triunfó en la gala final. (Foto: Telecinco)
Con su poblada barba, 17 kilos menos, pero siempre emotivo, Jorge triunfó en la gala final. (Foto: Telecinco)
En una final tan atípica como toda la edición, Jorge Pérez se impuso primero a Hugo Sierra, después a Rocío Flores y finalmente a Ana María Aldón. En la proclamación, el uruguayo dio plantón a todos.

No hubo helicóptero que llevara a los cuatro últimos supervivientes -Rocío, Ana María, Jorge y Hugo- a Mediaset en Fuencarral (Madrid), ni un plató lleno de público entusiasta, ni grupos de familiares y amigos que les esperaban para abrazarles después de tres meses de ausencia.

Fue una gala final made in pandemia time. Y sin embargo tuvo de todo y mantuvo la emoción hasta el último momento. Pocos esperarían que Jorge Pérez, el agente de la Guardia Civil, que no destacó durante el concurso más que por ser un concursante equilibrado, trabajador y nada conflictivo, el "hombre tranquilo" de Honduras, se impusiera por goleada a Ana María Aldón. ¡Un 81,6%!, superando las marcas de Nilo Manrique en 2007 (69%) y de Rosa Benito en 2011 (68%), las máximas hasta ahora.

Antes se había abrazado llorando a Alicia, su mujer y madre de sus tres hijos, que le estuvo defendiendo a capa y espada durante las galas cuando se le echaba en cara que su marido era soso y que no aportaba nada. Sus compañeros le nombraron muchas semanas, sin embargo, el público le salvó una y otra vez. Claro que también tuvo sus discusiones, el mismo declaró en la gala final que la convivencia con José Antonio Avilés fue la más dura. También destacó que Barranco fue su compañero de aventuras preferido mientras que Ana María señaló que el suyo fue Pavón.

Tras quedar descartada Rocio Flores en el penúltimo juego, Jorge falló en la apnea. Apenas aguantó 17 segundos, mientras Ana María daba una vez más ejemplo como gran luchadora que es. Además de una excelente pescadora, como demostró, entre otras virtudes, durante su concurso. No se mereció esta paliza en la votación final. 

Jorge recibió el talón de 200.000 euros de manos de Omar Montes, ganador de Supervivientes 2019. Muy emocionado, dio las gracias a Lara Álvarez, al equipo que hizo posible el concurso en tiempos tan difíciles y no se olvidó de "todos los efectivos de la Guardia Civil que hacen que cada rincón de España sea un lugar mejor y a toda la gente que se ha volcado contra este horrible virus y ha puesto un poco de normalidad en nuestras vidas. Gracias" dijo, muy aplaudido también por Elena, Rocío y Barranco, que siguen haciendo cuarentena en el resort a las afueras de Madrid.

Hugo Sierra, un desprecio imperdonable

Al comenzar la gala, en su duelo con Jorge Pérez por clasificarse para la gran final, Hugo Sierra fue el perdedor. Una vez más, el uruguayo tuvo muy mal perder. Ya se traía preparado un discurso por si las moscas y anunció que los realities no son para él y que a partir de ese momento se alejaría de la televisión. No encajó que el público, su legión, no le salvara a él y chocó con Jorge Javier Vázquez que le soltó algún zasca que otro. "Eso pasa a veces por tener la boca grande. Por mi forma de ser muy visceral, muy polémico en algunos aspectos, por no callarme nada, porque hay que ser real. Tener la boca grande a veces hay gente que no lo entiende", explicó el ganador de GH Revolution. Y continuó dando explicaciones que Jorge Javier cortó con un "eres un coñazo".



Lo que nadie se esperaba es que Hugo volviera a actuar como una diva caprichosa y dejara plantados a sus compañeros a la hora de anunciar al ganador de la edición. 

"Tendría que estar aquí pero Hugo ha declinado la invitación", comentó Lara Álvarez. "¿Hugo no ha querido quedarse? Pues mira que ya me extraña", contestó Jorge Javier desde el plató. "Está España para largarse a otro sitio de fiesta ahora. ¿Le habéis dicho que está todo cerrado?". Como a todos los que llegaron en el último avión de Honduras, le quedan cinco días de cuarentena, hasta el próximo miércoles, para abandonar el resort y volver a casa.

Ha sido una gala final insólita, como todo este Supervivientes extremo, con dos finalistas muy diferentes y ambos atípicos en lo que suelen ser los concursantes que llegan a la final. Ambos merecían ganar. Ana María Aldón hizo méritos al igual que Jorge. Pero el público, lo tuvo claro y eligió a Jorge en lo que ha sido la victoria más abultada de la ya larga trayectoria de Supervivientes

Queda una gala con Jorge Javier para hablar de todo. Será este domingo 7 de junio a las diez de la noche. Volverá a reventar las audiencias, como siempre. Anoche, en la gala final, los concursantes estuvieron acompañados por casi cuatro millones de espectadores, el 34,4% de la audiencia.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS