IMPACTANTE FOTOGRAFÍA

Terror psicológico con maestría, la gran baza de Netflix con El Ritual

El Ritual tiene un claro parecido con El proyecto de la bruja de Blair. (Foto: Netflix)
El Ritual tiene un claro parecido con El proyecto de la bruja de Blair. (Foto: Netflix)
Se trata de una adaptación del best-seller de Adam Nevill que verá la luz en Netflix y que cuenta la historia de cuatro viejos amigos de la universidad, que guarda cierto parecido con "El proyecto de la bruja de Blair".


Cuatro amigos, una cabaña en medio del bosque, y una criatura desconocida. Así se presenta El Ritual, el último estreno de terror de Netflix que posee cualidades más que suficientes para para convertirse en un producto de calidad dentro de todo el catálogo de la plataforma. 

Nacida como una adaptación de la novela del mismo nombre escrita por Adam Nevill, esta producción destaca no solo por su forma, sino por su contexto. David Bruckner es quien se pone detrás de las cámaras para dirigir por primera vez una película completa tras haber participado con brillantez en The Signal (2007), en el corto V/H/S (2012), y más recientemente en Southbound (2015).

Tras la muerte de su mejor amigo en un robo de una tienda, Luke (Rafe Spall) decide viajar con el resto de sus amigos al norte de Suecia para cumplir su último deseo: enterrarlo en un bonito paisaje del país nórdico. Sin embargo ese será el inicio de una serie de infortunios que le llevaran a él y a Phil (Arsher Ali), Hutch (Robert James-Collier), y Dom (Sam Troughton) a terminar pasando por un denso bosque de la zona, en el que reina un ambiente de misterio y oscuridad.

Lo primero por lo que destaca El Ritual es por su impactante fotografía. No es la primera ocasión en la que una película de terror se ambienta en un bosque aunque esta vez lo hace con real maestría. Andrew Shulkind logra sacar el máximo partido a la inmensidad de la naturaleza nórdica intensificando los grises generados por el clima de la zona.

Bruckner saca a relucir todo lo aprendido en sus anteriores proyectos y enfatiza más que nunca el terror psicológico con planos sostenidos, una escenografía muy planificada, y silencios dramáticos. 

Concluyendo, The Ritual es una gran película de terror, recomendadísima para todo los amantes del género, con una historia bien construida, un manejo de la atmósfera y el ritmo sublimes, que sin estar exenta de fallos, sus virtudes se pronuncian mucho más alto.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS