ADIÓS EN PARÍS

Uderzo, el padre de los héroes Asterix y Obelix, la saga legendaria

Lágrimas de Asterix y Obelix desde su mundo print. (Imagen: Editorial Salvat)
Lágrimas de Asterix y Obelix desde su mundo print. (Imagen: Editorial Salvat)
Lágrimas de Asterix y Obelix desde su mundo print. Adiós en París, a los 92 años -en muerte sin relación con el Covid-19-, a Albert Uderzo. De sus lápices nacieron personajes de ensueño. Los creó junto al guionista René Goscinny.
La Editorial Salvat lo confirmó. Falleció en París el dibujante Albert Uderzo. Fue el creador junto al guionista René Goscinny de Las aventuras de Astérix el galo. Asterix siempre tuvo como colosal compañero a Obelix. Albert Uderzo René Goscinny, dibujo más guión, formaron también un tándem formidable.



Luego Uderzo asumió en solitario dar vida a los dos personajes. Murió a los 92 años en su casa en Neuilly, junto a París. En tiempos revueltos y confusos, la editorial apuntó que falleció a consecuencia de una crisis cardíaca, sin relación con el coronavirus. 

Las aventuras de Astérix y Obélix y su irreductible aldea gala han sido una saga de 38 álbumes. Se han vendido 380 millones de ejemplares en 111 lenguas. Unas cifras impresionantes.



Albert Uderzo nació en 1927 de padres italianos en el pueblo de Fismes, junto a Reims (norte de Francia). Siempre le fascinó el cómic, las sonrisas y risas, y el hacer reir a los demás buscando simplemente su felicidad. Si se hubiera sentido con fuerza y chispa, su vida habría desembocado en el circo y los payasos. Pero se parapetó finalmente en sus lápices y ahi triunfó desde el primer momento en una larga carrera.

Comenzó desde muy pronto. Lanzó en 1944 su primer cómic, Flambergue, una historia de mosqueteros. Pero su vida cambió radicalmente en el momento de conocer a René Goscinny. Descubrieron la complicidad de trabajar juntos. De pensar a la vez. De zambullirse sobre ideas y conceptos para luego ponerlos en acción en el papel. Así nació el tándem de Asterix y Obelix.

En 1977 fallecía René Goscinny, un momento dramático para Albert Uderzo. Tras momentos de dudas y controversia, decidió asumir, como el mejor homenaje y servicio a su gran amigo (como un hermano), la plena paternidad de los dos héroes. Se convirtió en ese momento en dibujante y guionista. Creó siete álbumes más y fundó su propia editorial, Albert-René.

En 2013 comprendió que ya no podía seguir con la misma energía. Fue el momento de nuevas y difíciles decisiones. Optó por dejar el futuro de Asterix y Obelix en manos del ilustrador Didier Conrad y el guionista Jean-Yves Ferri. Pero conservó el timón para supervisar la nueva vida de sus héroes. La hija de Vercingetórix, la última obra de la saga.

Para Uderzo, posiblemente Astérix y Obélix ha triunfado por ser un cómic “transgeneracional, con un espíritu independiente. "Reconozco que jamás he conseguido explicarme este éxito. ¡Nunca pensé que duraría tanto. René Goscinny decía: ‘Parecemos idiotas que no saben lo que han fabricado’. Pero no habríamos logrado nada sin trabajo. El éxito es, ante todo, horas y horas de trabajo”, la reflexión de Uderzo.

Siempre recordó con orullo los tiempos de la creación conjunta. "Yo tengo 24 años, él 25 y queremos rehacer el mundo con toda la inconsciencia y toda la audacia de nuestra juventud", reflexionó en su autobiografía bajo el título Albert Uderzo se cuenta.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS